Lindasam

Flu

Posted on: marzo 21, 2006

Nada como un resfriado de esos para recordarnos lo vivos que estamos. Anoche que tosía a causa del humo de los cigarrillos ajenos, a la salida de ver Munich (gran película) me preguntaron:

– ¿Cómo sobreviviste al humo del cigarrillo en Madrid?
– Nunca me recuperé mientras viví allí, todos mis males desaparecieron como por arte de magia al pisar GYQ.

Llegué a Madrid en invierno, apenas dos días antes de empezar clases. Luego de recorrer apropiadamente la ciudad, medir las distancias y calcular las mejores rutas para llegar desde Marqués de Vadillo hasta Noviciado (Instituto de España) y la fuente de Neptuno (RAE); comprobé que era cierto: Una nube grisácesa cubría las aceras, los restaurantes, el túnel del metro, etc.

Desde ese momento mi garganta no fue la misma. Con el invierno además vinieron los resfriados, luego la primavera se encargó de tomar la posta con las alergias (al polen especialmente). Laringitis que se transformó en faringitis y ésta en principio de neumonía, hasta que un día la fiebre me obligó a ir al hospital.

– Menuda infección tenéis –me dijeron-. Tardasteis mucho en venir.

En el estado actual, me seduce la idea de preguntarle a Dael el nombre de su poción mágica que alivia no sólo los síntomas de resfriado común sino también el insomnio… quizás entonces pueda ver el mundo en tecnicolor ; )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: