Lindasam

Parqueo V.I.P.

Posted on: mayo 23, 2006

Iba camino a Riocentro Los Ceibos, un almuerzo como cualquier otro. De pronto, fuimos testigos de un verdadero palmericido.

Los testigos se arremolinaban en el lugar de los hechos. Con gran estupor comprobamos que un conductor distraído terminó subiéndose en el triángulo de ingreso y salida de una ciudadela, hogar de la palmerita y su prole.

Un verdor húmedo por las incipientes precipitaciones pluviales sostenía la tonelada y media de peso del vehículo agresor. Ante esta situación sugieron las siguientes preguntas:

¿W.T.H. did the driver?
¿Cuánto billete habrá pedido el buitre de turno?
¿Quién le devolverá la vida a la palmerita?
Véase la 2da foto.

Adjunto secuencia fotográfica de lo sucedido.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: