Lindasam

Hablando de aquellas cosas que definitivamente arruinan la Navidad, debo decirles que mi amada abuelita Elva ya no estará más con nosotros.

Su partida nos destrozó. Conocíamos de la gravedad de su estado de salud (diabetes, fase final) pero realmente nos tomó por sorpresa este sábado 22 de diciembre, a las 13h00. Lo más angustiante de todo es que a las 12h30 nos llamaron a decir que agonizaba, pero no llegamos a tiempo.

Es extraño cómo los seres humanos podemos intuir las cosas. El viernes 21, a la media noche, me invadio de repente una gran tristeza… al punto de llorar desgarradoramente sin razón aparente. Falcon -asustado y sorprendido- me preguntó el motivo, a todo lo cual respondí: “Se muere mi abuelita y mi papá está enfermo, y no hay nada que pueda hacer para evitar ambas cosas.”

Luego de lo ocurrido, la enfermera y mi tío me dijeron que mi abuelita no había dormido en la noche y que repetía mi nombre. Sobra decir que hemos pasado la peor Navidad ever.

Como consuelo, nos queda la tranquilidad de haberla cuidado y querido hasta el final. Se fue en paz y en gracia con el Señor y ahora es libre para moverse en el cielo y ya no siente ningún dolor.

 

 Diciembre es quizá el mes más tenso del año.  No sé si es por que los bancos y malls están repletos o por los supermercados que parecen ser saqueados; o quizá por que cada uno -en solitario- evalúa su año, siente nostalgia por lo perdido y desea con entusiasmo o no empreder nuevos propósitos.

Diciembre es un mes muy emocional.

Me dieron la visa y compré casi todos los regalos, pero no parezco contenta, aunque lo estoy.  Siento que faltan las cosas más importantes de la vida.

Es verdad, uno hace su Navidad. No obstante cito algunos elementos que arruinan la Navidad de cualquiera:

  1. Estar solo, o creer que se estará solo ya sea por motivos laborales, estudiantiles o personales. Las fiestas deben vivirse en compañía.
  2. Tener a un familiar cercano enfermo o deprimido, o peor aún ya no tenerlo con vida.
  3. La falta de dinero en general o el exceso de deudas, que es lo mismo.
  4. Tener emergencias laborales en diciembre que consuman tu tiempo libre y horas de sueño justo ahora que las necesitas.
  5. No tener árbol de Navidad, así no seas creyente hay que tener uno.
  6. No tener intercambios de regalos con los amigos.
  7. No desear nada en especial para Navidad, ni autoregalarse.

Bueno, trataré tomarlo por el lado amable, al menos:

  1. Mi papi y mi abuelita celebrarán una Navidad más con nosotros.
  2. Si se tiene se tiene y si no se tiene no importa.
  3. Habrá valido la pena estar sola en Navidad mientras Falcon estudia para los exámenes finales que empiezan el 2 de enero de 2008.
  4. Todos los años trabajo en Navidad y/o Año Nuevo, así que ¿cuál es la diferencia?
  5. En el 2010 tendré mi primer árbol de Navidad, cuando estemos en la nueva casa.
  6. Están las chicas BZK’s con quienes haremos intercambio navideño por 8va o 9na ocasión.
  7. Tengo demasiada ropa, no necesito nada.

Definitivamente, uno hace su Navidad. Ojalá no me abandone el “entusiasmo”.

Por cuestiones de trabajo y familiares me he visto alejada de mi querido blog y sus lectores.

Me reivindicaré con un mayor posteo. He vuelto. Perdonad cualquier cosa.

Descansa en paz Deborah Kerr, siempre te recordaremos en From here to the eternity.

Me encanta esta canción… me recuerda a UK. Nunca vi pastos más verdes y días tan nublados.

Ahora que lo pienso, vale que vaya adelantando my wishlist y la prometida selección de temas afines a cada cabinero.

Propongo este tema del grupo Travis para caracterizar al saco de sal y nube centellante que acompañan a Al, ambas cosas solo la hacen más cool.

cumple-ls.JPG

getadivorce1.jpg

 

 

No es broma, se trata de una campaña publicitaria de la firma de abogados FGA. Ellos están protegidos por la 1ra enmienda así que nadie puede prohibirles ese tipo de publicidad. La valla está instalada en Chicago. Seguro les llueven las llamadas.   

Fuente: ABC News.

http://abcnews.go.com/TheLaw/LegalCenter/story?id=3147979